Región de Manuel Antonio - Viajar a Costa Rica - Irene on trip
Irene on trip es un blog de viajes donde recojo todas mis aventuras por el mundo. También encontrarás consejos y artículos que te inspirarán a viajar. ¿Te atreves a descubrir nuevos lugares?
Blog de viajes, Viajar, Viajero, Artículos de viajes, Consejos de viaje
1664
post-template-default,single,single-post,postid-1664,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
Parque Regional de Manuel Antonio

Región de Manuel Antonio – Viajar a Costa Rica

¡Hola viajeros! Aquí os traigo la tercera y última entrada sobre mi viaje a Costa Rica. Tras visitar el Parque Nacional de Tortuguero y el Volcán Arenal, llegamos al Parque Nacional Manuel Antonio. Este parque esta localizado en Quepos, provincia de Puntarenas y es un acierto seguro si queréis ver animales en la naturaleza.

La llegada a Manuel Antonio

El trayecto desde el Volcán Arenal hasta Manuel Antonio fue el más largo, así que llegamos tarde a la zona. Dedicamos las horas que nos quedaban a elegir las actividades y explorar la zona de los hoteles. Los alojamientos turísticos no están en el mismo pueblo, sino en la carretera que conecta Quepos y el Parque Nacional de Manuel Antonio. Antes de volver al hotel, hicimos caso a los lugareños y cenamos en el restaurante La Luna. Se trata de un local tranquilo y entrañable donde cualquier tipo de pescado es recomendable.

Playa de Manuel Antonio

 

Avistamiento de ballenas y visita al pueblo de Quepos

A la mañana siguiente realizamos una excursión en catamarán. La recepcionista del hotel nos comentó que esos días se habían avistado ballenas en la zona y no dudamos en probar suerte. La excursión cuesta alrededor de $65 por persona e incluye comida y bebida; y gafas y aletas para hacer snorkel. A la media hora de embarcar nos cruzamos con dos ballenas, madre y cría.  Personalmente, una de las experiencias más bonitas del viaje junto al desove de las tortugas en Tortuguero.

Ya en tierra firme aprovechamos para visitar Quepos. El pueblo es humilde y no tiene mucho que ver. Se puede pasear por el Paseo del Mar o comprar recuerdos baratos. Si queréis llevaros algo original, cerca del paseo anterior, en las avenidas 1 ó 3 (no recuerdo exactamente) hay una tienda pequeña en la que venden cojines, mochilas o neceseres con imágenes de la flora y fauna de Costa Rica pintadas a mano.

Ballenas en Manuel Antonio

 

Parque nacional Manuel Antonio

Al día siguiente nos despertamos con los alaridos de una pandilla de monos que cazaban arañas en el jardín del hotel. Desayunamos y cogimos el bus de ruta que lleva a la entrada del Parque Nacional de Manuel Antonio. Debéis bajar en la última parada en frente de la Playa Espadilla Norte y andar unos metros más en la misma dirección que llevaba el autobús. Después tomad la calle que se mete hacia el interior. Evitad a los que os ofrezcan llevaros al parque por un atajo. El precio de la entrada es de $16 por persona y se puede pasar todo el día en el parque. ¡No os olvidéis el bañador!

Podéis contratar visitas guiadas o ir por vuestra cuenta. El recorrido del parque está muy bien acondicionado y las señales de los caminos son claras, así que yo me decantaría por la segunda opción. Lo mejor de este parque es que los animales se han acostumbrado a la presencia del ser humano y algunos se pasean a sus anchas por el camino principal. Nada más entrar vimos un par de perezosos, un coatí de paseo y monos titíes saltando de árbol en árbol.

Parque Nacional de Manuel Antonio

Parque Nacional de Manuel Antonio

 

Las mejores playas de Costa Rica

No os podéis perder las vistas de la Playa de Puerto Escondido desde el mirador al que se accede por el sendero Playas Gemelas. A la vuelta, daros un chapuzón en las cristalinas aguas de las Playas Gemelas, mis favoritas de todo el parque. También son impresionantes la Playa de Manuel Antonio y la de Espadilla Sur, aunque estás suelen estar abarrotadas de turistas. Tened cuidado si decidís llevar comida, podríais toparos con algunos ladronzuelos que no dudarán en abrir vuestras mochilas. A continuación os dejo una imagen de uno de ellos después de hacerse con el botín de unos visitantes, un sándwich de jamón.

Playa escondida Manuel Antonio

Playa Parque Nacional de Manuel Antonio

 

Cocina costarricense  

Os aconsejo no llevar comida, simplemente pasar la mañana en el parque y al salir comer en Marlin. Este restaurante se encuentra justo en frente de la parada en la que os ha dejado previamente el autobús. Cuando llegamos el local estaba lleno, pero en seguida nos prepararon una mesa. Había tanto turistas como gente local y todos sonreían a los platos. Admito que me sorprendió la variedad de la carta, los precios bajos y el buen servicio. Pedimos una fuente de pescado variado para compartir, mi preferido fue el atún. Para calmar la sed unos zumos de frutas que nos supieron a gloria y de postre cerramos con un flan de coco.

Comida Manuel AntonioComida Manuel Antonio

 

Admito que me entristece un poco haber llegado al final de este viaje. El país es maravilloso, está lleno de vida y la gente es encantadora. Ojalá todos los lugares del mundo desprendieran la alegría y el color que emite Costa Rica. Espero que os hayan gustado estas tres entradas y no dudéis en comentar con vuestras opiniones y aventuras. Recordad… ¡Pura Vida!

[googlemaps https://www.google.com/maps/d/u/2/embed?mid=1ylY1tof0khsLjzucELETqDIBcvQ&w=640&h=480]

No Comments

Post A Comment